Pide tu cita

915 544 003

Protocolos de higiene

TRATAMIENTO INTEGRAL

Tratamiento dental integral

Consiste en englobar dentro de un plan todos los procedimientos odontológicos necesarios para alcanzar el mejor resultado para cada paciente. El objetivo del tratamiento integral engloba de forma general:

  • Localización de focos de dolor o molestias
  • Eliminación de infecciones
  • Recuperación de piezas no  funcionales o deterioradas, y de las que falten.
  • Establecimiento del balance de la oclusión, mordida adecuada.

Con esto se consigue un equilibrio entre salud y estética además de una normofunción continua. El dentista elaborará un examen exhaustivo del paciente y deberá proponerle el plan integral siguiendo estos pasos:

  1. Informarle de los problemas existentes
  2. Ofrecerle las posibles soluciones
  3. Explicarle las ventajas y desventajas
  4. Confirmar el plan de tratamiento y comenzar

PROTOCOLO DE HIGIENE DENTAL

Pautas-Introducción en la rutina diaria-Hábito. La boca y los dientes hay que cuidarlos a diario y desde niños. Es una inversión a largo plazo; El descuido de hoy, pasará factura mañana, y cuanto más tiempo pase más difícil será de arreglar. Por eso es necesario tener un plan de control para mantener nuestra boca en perfectas condiciones.

protocolo higiene dental adultos

ADULTOS

Se trata de conseguir un adecuado control de la producción de placa bacteriana y evitar la formación de sarro y caries, mediante hábitos diarios que ayuden a mantener unos dientes fuertes y sanos. Hay dos maneras:

  • actividad mecánica: cepillado diario y limpieza interproximal
  • actividad química: dentífricos y colutorios.

El cepillado

Durante al menos 2 minutos, de forma minuciosa y rigurosa, esto no es un cepillado fuerte, sino constante y con un cepillo de cerdas suaves y de punta redondeada,, ya que sino lo que conseguiremos será un retracción de las encías y más inconvenientes que beneficios. Este cepillado deberá hacerse también sobre la mucosa del interior de los carrillos y la lengua.

Limpieza interproximal

Es una limpieza un poco más profunda y en detalle que la que conseguimos solo con el cepillo. Se realiza con cepillos interproximales o seda dental. Ayuda a reducir la inflamación de las encías, el sangrado y la caries interdentales. Al igual que con el cepillado normal, hay que hacerlo de manera suave ya que al ser minuciosa se podría dañar la base de la encía.

Dentífrico

Deberá tener la concentración adecuada de flúor para fortalecer el esmalte y reducir la hipersensibilidad dental y la enfermedad periodontal.

Colutorio

Lo usaremos como complemento al dentífrico. Consigue controlar la formación de placa bacteriana reduciendo el crecimiento de los microorganismos que coexisten en la boca y evitando la halitosis.

Estos 4 factores junto con las visitas habituales de revisión y control al dentista son lo que garantizan una adecuada higiene bucal y una correcta salud dental.

 

Protocolo higiene dental niños

NIÑOS

La higiene dental del niño debe comenzar en cuanto aparece el primer diente.

Aunque parece difícil establecer un hábito de limpieza a edades tan tempranas es muy importante hacerlos ya que es lo que el niño introducirá en su rutina diaria.

Hay que destacar que no se puede utilizar flúor antes de los 3 años, porque al ser un elemento dependiente del peso y edad la concentraciones que se pueden alcanzar si el pequeño ingiere el dentífrico pueden llegar a ser tóxicas, ya que a esas edades aún no saben enjuagarse sin tragar.

Al salir los primeros dientes será suficiente con que los padres los limpien a diario con una gasa.

A partir de los 2-3 años el niño ya querrá lavarse los dientes por sí mismo. Aquí los padres deberán supervisar adecuadamente el cepillado diario para enseñar al niño la técnica de cepillado adecuada y comprobar que los dientes quedan limpios.

La edad idónea para la primera visita al odontólogo es a los 2 años, pero se considera que entre los 2 y los 5 años es la franja ideal de revisiones.

Las revisiones tempranas consiguen un control detallado de la higiene bucal del niño, añadiendo además que reducen el miedo a acudir al dentista acostumbrándose al profesional y a sus procedimientos.

El dentista revisará la aparición de caries, el desarrollo adecuado de los dientes y huesos mandibulares y la aplicación periódica de flúor.

A los 6 años el niño deberá ser responsable de su higiene dental diaria. Es conveniente que el cepillo sea de cerdas blandas y punta redondeada y que tenga un mango más ancho que el de los cepillo de adulto para facilitarles el manejo a los más pequeños.